Alquiler y divorcio

Alquiler y divorcio

Alquiler y Divorcio

 

El artículo Artículo 15 LAU (Ley 29/1994)  regula el supuesto de separación, divorcio o nulidad del matrimonio del arrendatario, esto es, el divorcio de los arrendatarios de la vivienda de alquiler.

¿Qué ocurre con el alquiler si los inquilinos se divorcian?

En los casos de nulidad del matrimonio, separación judicial o divorcio del arrendatario, el cónyuge no arrendatario podrá continuar en el uso de la vivienda arrendada cuando le sea atribuida.

El cónyuge a quien se haya atribuido el uso de la vivienda arrendada de forma permanente o en un plazo superior al plazo que reste por cumplir del contrato de arrendamiento, pasará a ser el titular del contrato.

La voluntad del cónyuge de continuar en el uso de la vivienda deberá ser comunicada al arrendador

Se realizará en el plazo de dos meses desde que fue notificada la resolución judicial correspondiente,

Se acompañará copia de dicha resolución judicial o de la parte de la misma que afecte al uso de la vivienda.

Obligaciones del arrendatario

El arrendatario tiene la obligación de comunicar al arrendador su sentencia de separación o divorcio:

⇔si no se comunica al propietario de la vivienda puede dar lugar a la resolución del contrato de arrendamiento.

Nos encontramos situaciones como que en el contrato de arrendamiento de vivienda conyugal sólo uno de los cónyuges firme el contrato sin que aparezcan los datos del otro cónyuge, ni su firma.

Este es el caso en el que hay que cumplir las exigencias señaladas en la LAU para evitar que el arrendador pueda resolver el contrato de arrendamiento.

Caben varias posibilidades:

a)Que el cónyuge que ha firmado el contrato como inquilino es quien que se queda residiendo en la vivienda alquilada

Ello después de la separación matrimonial o divorcio:

⇔en este caso no es necesario que comunique esta nueva situación al arrendador, pues seguiría como arrendatario tal y como lo venía haciendo en el contrato.

b)Que sea el cónyuge no firmante del contrato de arrendamiento quien se queda ocupando la vivienda alquilada

⇔ello tras la sentencia de separación o divorcio, donde le es atribuido el uso.

c)En los casos en los que sea el cónyuge no arrendatario a quien se haya atribuido el uso de la vivienda arrendada

Ya sea de forma permanente,o

por un periodo superior al plazo del contrato de arrendamiento

pasará a ser el titular del contrato de arrendamiento 

Por tanto

saldrá el arrendatario original de la relación jurídica que creó el contrato de arrendamiento, subrogándose el cónyuge en su posición, estando el arrendador obligado a soportarlo.

Al pasar a ser titular del contrato de arrendamiento, tendrá los mismos derechos y obligaciones:

Esto es el uso de la vivienda, pago de la renta, derecho de tanteo y retracto en caso de venta de la vivienda arrendada o subrogación mortis causa.

 

¿Cómo debe realizar la notificación el cónyuge no arrendatario? 

Debe hacerse en el plazo de dos meses desde que se notificó la resolución de separación, nulidad o divorcio acompañándole una copia de dicha resolución o de la parte de la misma que afecte al uso de la vivienda.

Recomendamos que dicha comunicación al arrendador se haga de forma fehaciente para que quede constancia de la realización de dicha comunicación.

CONCLUSIÓN

El artículo 15 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), pues, regula el destino del alquiler en aquellos casos en que se produce la separación, divorcio o nulidad del matrimonio del arrendatario.

Ante estas situaciones se deben regular las consecuencias de la extinción matrimonial en una Sentencia o Convenio Colectivo.

De este modo la Ley de Arrendamientos Urbanos abre las puertas a que la vivienda en alquiler le sea atribuida al cónyuge que no firmó el contrato.

El artículo 15 LAU ante la disolución matrimonial

Este precepto debe ponerse en relación con lo dispuesto en el artículo 12 LAU respecto del desistimiento y vencimiento en caso de matrimonio o convivencia del arrendatario.

En concreto, el artículo 15 de la LAU contiene una previsión legal de obligado cumplimiento en los supuestos de separación divorcio y nulidad matrimonial (no alude a convivencia).

El artículo 15 LAU faculta al cónyuge a quien se le atribuya la vivienda para ocupar la posición del arrendador en el contrato de alquiler.

Artículo 15 y  12 LAU diferencias:

  • El artículo 12 no precisa resolución de nulidad separación o divorcio
  • El artículo 12 alude a la situación concreta de desistimiento o manifestación del deseo de no renovar el arrendamiento. Esta manifestación la hace el firmante del contrato en calidad de arrendatario.

Por su parte,

En el artículo 15 LAU el supuesto es el referente a separación, nulidad o divorcio en la que el adjudicatario es el cónyuge no firmante del contrato no necesita ejercer desistimiento, aunque bien es cierto que el arrendatario puede desistir a consecuencia de dicha situación.

 

Francisca D Castro Bahamonde
Abogada de Divorcios, Desahucios, Herencias, Extranjería en Cerdanyola del Vallés-Barcelona.
☎️93 6920517
?600229540
?fcastro@icasbd.org

    Contacto




    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.