Reducir Pensión Alimentos

Francisca Castro Bahamonde Abogada > Blog > Uncategorized > Reducir Pensión Alimentos
reducir pensión alimenticia

¿Puedo reducir la pensión de alimentos si he tenido otro hijo?

 

El Tribunal Supremo determina que el nacimiento de un nuevo hijo fruto de una relación posterior no supone, por sí solo, causa suficiente para dar lugar a la modificación de la pensión de alimentos, esto es, para modificar o reducir la pensión de alimentos.

Esto sucederá sólo cuando el nacimiento de un nuevo hijo suponga una alteración sustancial de las circunstancias que se tuvieron en cuenta en el momento de fijar los alimentos a favor de los anteriores.

Esto es, será preciso para que el nacimiento de un hijo dé lugar a la modificación de la pensión de alimentos que, además, la capacidad patrimonial o medios económico del padre sea insuficiente para hacer frente a esta obligación.

Asimismo, se ha de tener en cuenta que la nueva pareja del padre, madre de este menor, también debe contribuir económicamente al sostenimiento de dicho hijo quien necesita el sustento también de su madre por lo que deberemos conocer los medios con los que cuenta la nueva unidad familiar (el padre y su nueva pareja).

Si el sustento del nuevo hijo queda a expensas exclusivamente del padre, sí resultaría en una alteración de las circunstancias.

¿Quién debe pagar la pensión alimenticia en casos de divorcio, separación, rupturas de pareja?

La pensión de alimentos la debe pagar el progenitor no custodio, pues el progenitor custodio ya asume los gastos cotidianos en su día a día.

En caso de custodia compartida también puede existir esta pensión, en función de la situación de desequilibrio económico entre progenitores y otros factores.

La pensión de alimentos ¿Qué incluye?

Abarca todos los gastos básicos del día a día del hijo, esto es, lo indispensable para su mantenimiento:

  • vivienda,
  • vestido
  • asistencia médica,
  • Gastos para la formación si es menor de edad
  • Gastos para la continuación de la formación alcanzada la mayoría de edad,

Los hijos mayores de 18 años han de mantener un rendimiento regular o carecer de ingresos propios por causas ajenas a su voluntad.

Debemos diferenciar, pues, entre gastos ordinarios, que son los incluidos en la pensión alimenticia y gastos extraordinarios (Artículo 142 del Código Civil)

Los gastos extraordinarios quedan fuera , pues son excepcionales, imprevisibles que pueden ser necesarios o no.

¿Qué son los gastos ordinarios?

Son los gastos habituales de los hijos menores; estos gastos son los  previsibles, que se repiten de forma habitual o periódica en la vida de los menores.

En definitiva, todos los gastos que son necesarios para los hijos comunes:

  • el sustento,
  • higiene,
  • peluquería,
  • transporte,
  • habitación,
  • ocio,
  • vestido,
  • asistencia médica cubierta por la seguridad social
  •  educación.

Se consideran incluidos en la pensión de alimentos, por lo que el custodio no puede pedir más dinero al no custodio para sufragarlos.

El gasto ordinario de educación incluye:

  • las matrículas,
  • libros,
  • aula matinal,
  • comedor,
  • uniformes,
  • material escolar,
  • cuotas de AMPA,
  • seguro escolar,
  • gastos causados al comienzo del curso,
  • excursiones escolares

y en general todos los derivados del centro, público o concertado, en el que los hijos comunes cursen sus estudios, incluyendo los estudios universitarios

SALVO que los progenitores acuerden expresamente que los gastos escolares o los derivados de estudios superiores, correrán a cargo de ambos al cincuenta por ciento.

¿Qué es un gasto extraordinario?

Los gastos extraordinarios son los imprevisibles y eventuales necesarios (una intervención médica puntual o una ortodoncia) y otros no necesarios (como las actividades extraescolares).

Son los gastos imprevisibles, excepcionales, necesarios y adecuados a la capacidad económica de ambos progenitores.

Surgen de forma imprevista y pueden ser los gastos médicos que no estén cubiertos por la seguridad social,

  • ortodoncia,
  • prótesis,
  • rehabilitación,
  • psicólogo,
  • logopeda,
  • fisioterapia,
  • óptica,
  • gastos de farmacia
  • educativos como clases de apoyo escolar.

Los gastos extraordinarios quedan fuera de la pensión alimenticia.

Se necesita el acuerdo del otro progenitor sobre la necesidad del gasto salvo que por la urgencia no fuera posible a comunicárselo y serán pagados por ambos progenitores al 50% o bien en la diferente forma proporcional acordada.

Los gastos extraordinarios no necesarios, también denominados gastos ordinarios no usuales son los que se corresponden, entre otros conceptos, con:

  • las actividades extraescolares,
  • deportivas,
  • música,
  • baile,
  • primera comunión,
  • informática,
  • idiomas,
  • carné de conducir,
  • viajes
  •  estancias en el extranjero,
  • campamentos
  • cursos de verano,
  • colegios
  • universidades privadas,
  • master o curso de posgrado,
  • estancias en residencias universitarias o colegios mayores,
  • cumpleaños y celebraciones similares …etc.

Estos gastos deben ser acordados por ambos progenitores de manera que si no existe acuerdo el gasto deberá ser asumido por el progenitor que lo haya decidido de manera unilateral.

En caso de controversia puede acudirse a los tribunales para que sea el Juez quien autorice el gasto, quien determine la necesidad del mismo, quien obligue a su pago.

Puede ver en el siguiente post cómo se calcula la pensión alimenticia  https://franciscacastrobahamondeabogada.com/calculo-pension-alimenticia/

Puede ver en el siguiente post el pago de la pensión alimenticia https://franciscacastrobahamondeabogada.com/el-pago-de-la-pension-alimenticia/

Francisca D Castro Bahamonde

Abogada de Divorcios, Desahucios, Herencias, Extranjería en Cerdanyola del Vallés-Barcelona.

93 6920517

600229540

fcastro@icasbd.org

    Contacto