Responsabilidad penal del menor de edad

Francisca Castro Bahamonde Abogada > Blog > Uncategorized > Responsabilidad penal del menor de edad
Responsabilidad penal del menor de edad

La Responsabilidad penal del menor de edad

La responsabilidad penal de los menores de edad se encuentra regulada en la Ley Orgánica 5/2000, en la que se establecen las conductas ilícitas y las medidas correctoras para aquellos menores que cometen actos delictivos.

Es aplicable a los mayores de 14 años y menores de 18 años por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas (en la actualidad delitos leves).

El conocimiento de este tipo de delitos corresponde al Juez de Menores, la instrucción e investigación será a cargo del Ministerio Fiscal quien velará por:

a) El principio de interés superior del menor.

b) El principio de individualización de la medida.

c) Por la reinserción y rehabilitación del menor de edad.

d) Vigilará el Principio de legalidad y de oportunidad.

f) Por el Principio de flexibilidad.

Las medidas que se pueden imponer a los menores de edad

Las medidas aplicables son las siguientes:

a) Internamiento en régimen cerrado: los menores sometidos a esta medida residirán en el centro y desarrollarán en él actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.

b) Internamiento en régimen semiabierto: los menores bajo esta medida residirán en el centro, pero realizarán fuera del mismo actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.

c) Internamiento en régimen abierto: los menores sometidos a esta medida llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual.

d) Internamiento terapéutico: en los centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o tratamiento específico dirigido a menores que padezcan anomalías o alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas o alteraciones en la percepción que determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad.

LAS MENOS GRAVES

e) Tratamiento ambulatorio: los sometidos a esta medida tendrán que asistir al centro designado con la periodicidad requerida por los facultativos que las atiendan y seguir las pautas fijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica, adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas o alteraciones en la percepción que padezcan.

f) Asistencia a un centro de día: las personas sometidas a esta medida residirán en su domicilio habitual y acudirán a un centro, plenamente integrado en la comunidad, a realizar actividades de apoyo, educativas, formativas, laborales o de ocio.

g)Permanencia de fin de semana: los afectados por esta medida permanecerán en su domicilio o en un centro hasta un máximo de treinta y seis horas entre la tarde o noche del viernes y la noche del domingo, a excepción del tiempo que deban dedicar a las tareas socio-educativas asignadas por el juez.

LAS MÁS APLICADAS

h) Libertad vigilada: en esta medida se ha de hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación profesional o al lugar de trabajo, según los casos, procurando ayudar a aquella a superar los factores que determinaron la infracción cometida. La persona afectada a ello queda obligada asimismo a mantener con dicho profesional las entrevistas establecidas en el programa y a cumplir las reglas de conducta impuestas por el juez.

i) Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo: la persona sometida a esta medida debe convivir, durante el tiempo establecido por el juez, con otra persona, familia o grupo educativo adecuadamente seleccionados para orientarla en su proceso de socialización.

j) Prestaciones en beneficio de la comunidad: la persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen y que poseen interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad. Se buscará relacionar con la naturaleza de dichas actividades con la naturaleza del bien jurídico lesionado por los hechos cometidos por el menor.

k) Realización de tareas socio-educativas:  los menores sometidos a esta medida han de realizar, sin internamiento ni libertad vigilada, actividades específicas de contenido educativo encaminadas a facilitarle el desarrollo de su competencia social.

LA MÁS COMÚN

l) Amonestación: medida consistente en la reprensión de la persona, llevada a cabo por el juez de menores y dirigida a hacerle comprender la gravedad de los hechos y la consecuencia de los mismos.

m) Privación del permiso de conducir para ciclomotores, del derecho a obtenerlo o las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas.

n) Inhabilitación absoluta: esta medida produce la privación definitiva de todos los honores, empleos y cargos públicos sobre el que recaiga, aunque sean electivos; así como la incapacidad para obtenerlos durante el tiempo de la medida.

LA RESPONSABILIDAD PENAL DEL MENOR DE EDAD

Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores.

Francisca D Castro Bahamonde

Abogada de Divorcios, Desahucios, Herencias, Extranjería en Cerdanyola del Vallés-Barcelona.

93 6920517

600229540

fcastro@icasbd.org